Broselianda se ha ido. Su voz, su infinito talento y expresividad que hacían de sus interpretaciones un espectáculo único, se han marchado con ella.

Su experiencia en las tablas se remonta a sus primeros años de graduada de el ISA cuando empieza a formar parte del grupo de teatro Buscón, dirigido por el actor y director José Antonio Rodríguez.

Años más tarde entra en el elenco del grupo Teatro El Público y después El Buendía
Gran apasionada del teatro, como confesó en diversas entrevistas, también hizo grandes incursiones en la televisión con telenovelas como “Cuando el agua regresa a la tierra” (su estelar debut en la pantalla chica) y “Las honradas”. También intervino en las series Doble Juego y Diana.

En el séptimo arte nos lega un repertorio filmográfico que abarca distintos géneros, habiendo participado tanto en producciones internacionales como nacionales. Trabajó en filmes como “Las profecías de Amanda”, dirigida por Pastor Vega; “Una rosa de Francia” (España) , dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón; “Nada”, dirigida por Juan Carlos Cremata; “Barrio Cuba”, dirigida por Humberto Solás; “La Anunciación”, dirigida por Enrique Pineda Barnet y “José Martí: el ojo del canario”, dirigida por Fernando Pérez.

El cine cubano siempre estará en deuda con esa actriz plural y enérgica, que brindó luz y pasión a todos sus trabajos. Una actriz que tomaba las experiencias de la vida para enriquecer su técnica, transformando su aura escénica en una relación íntima con quien la observara.

El Festival despide a esta queridísima amiga con mucho dolor y amor, siempre amor.