María Isabel Díaz: “Es uno de los mejores guiones que he leído en mucho tiempo”

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Recordada en Cuba por sus roles en la película Una novia para David (Orlando Rojas, 1985) y la serie televisiva de los noventa La hora de las brujas, María Isabel Díaz regresa a la palestra audiovisual de la isla como protagonista del largometraje El extraordinario viaje de Celeste García (Arturo Infante, 2018), que le mereció el premio Lucía a la mejor actriz en la edición 15 de FIC Gibara.

La Díaz cuenta con una amplia carrera fuera de Cuba, en la que, según sus palabras, “casi siempre hago personajes, si no cubanos, latinos. No he tenido que trabajar demasiado en un cambio de identidad absoluto, sino que me he movido dentro de mi propio acento, con cierta comodidad. Pero hacer una película cubana, con tema cubano, actores cubanos, con equipo cubano y en Cuba fue una experiencia que hacía muchos años que no tenía. Desde 2003, cuando hice con Jorge Perugorría Frutas en el café, dirigido por Humberto Padrón”.

“Hay muchas dificultades y mucho calor en Cuba, pero es increíble cómo uno se aclimata enseguida, cómo llegas a tu lugar y tu ADN se alinea perfectamente, como si nunca te hubieras ido ―aseguró―. Fue un proyecto muy bonito, con un personaje precioso”.

¿Cómo fue el proceso de preparación para el personaje de Celeste?

Hice un poco de investigación. Primero me interesaba trabajar el hecho de que había sido maestra, con una vocación que debió interrumpir. Me centré mucho en eso. En la primera lectura del guion supe con cuáles emociones iba a trabajar, pero quería que tuviera una dicción muy correcta, y tuve que aprender un poco de Geografía, pues estaba un poco perdida.

¿Concebiste el personaje para la comedia?

Creo que la película es una comedia, pero sentimental, o una comedia dramática y de ciencia ficción. Hay tres géneros tremendísimos. Entonces, mi personaje no se mueve exactamente dentro de la comedia. Es comedido, muy interno, con cierto desgano, con una abulia y una vida cotidiana sin ningún tipo de interés. Nada que la mueva, hasta que aparece esta nave maravillosa. Entonces ella toma la decisión de buscar la felicidad.

¿Cómo fue el trabajo con el director, Arturo Infante?

Cuando Arturo me mandó el guion, me pareció que era de los mejores que en mucho tiempo había tenido en mis manos. Trabajamos muy bien. Siempre concordamos en lo que estábamos buscando con Celeste: contar la vida de una mujer que ha tenido grandes dificultades en todos los frentes. Una mujer maltratada por el marido. Una mujer con una familia bastante desestructurada, en la que su hijo está también sumido en ese estado de apatía y los afectos son muy difíciles de desvelar. Además, fue separada de su profesión y toma una decisión bastante fuerte respecto al esposo. Muchas cosas que la obligan a transitar desde el dolor. Su viaje culmina cuando no puede subir a la nave, pero sigue buscando la felicidad. Y la encuentra porque le cae del cielo.