Conocida como la Villa Blanca, Gibara es una pequeña ciudad pesquera ubicada al norte de Holguín, en el oriente de Cuba.

Fue fundada el 16 de enero de 1817, y su nombre proviene del vocablo aborigen jibá. Sus paisajes exuberantes y la disposición arquitectónica y urbanística la convierten en una hermosa ciudad, enriquecida aún más por la calidez, hospitalidad y amabilidad de sus habitantes.

Aunque pequeña, Gibara posee un encanto peculiar, al presumir un patrimonio arquitectónico atesorado por dos siglos, y el sentido de pertenencia y las raíces culturales de su gente. Para el visitante, Gibara es una experiencia única que le hará querer regresar una y otra vez.